La Generación Blandita: el fruto de la sobreprotección

 

 

 

Desde hace años, hemos oído hablar de la generación NI-NI. Se trata de ese grupo de jóvenes de entre 16 y 25 años que ni trabajan ni estudian. Pues bien, ya se empieza hablar de una nueva generación, la Generación Blandita¿Estarán tus hijos entre ellos?¿Realmente se está produciendo este fenómeno?

La Generación Blandita hace referencia a un grupo de niños y niñas inseguros, que han recibido por parte de la familia un exceso de protección (sobreprotección). Efectivamente, nuestra actividad diaria en la práctica clínica confirma la aparición de este fenómeno. Estos niños suelen ser miedosos y poseen una escasa capacidad de afrontamiento. Los padres, madres y cuidadores de estos niños, en su intento por evitarles sufrimientos han impedido el desarrollo de importantísimas habilidades y han generado una baja autoestima.

¿Cómo son los padres y madres de la Generación Blandita?

 

Los padres, madres y cuidadores de los niños y niñas de la Generación Blandita suelen tener estas características:

generacion blanditaGeneralmente, son padres que muestran un alto grado de afecto y comunicación pero un bajo nivel de exigencias al niño.

generacion blandita Ven al niño/a como pequeño, débil, indefenso. Por tanto, entienden que su función es protegerles, evitarle cualquier tipo de contrariedad o incomodidad. Así mismo, también evitan a los niños/as en la medida de lo posible la experimentación de emociones negativas.

generacion blanditaSe trata de padres con una escasa tolerancia al sufrimiento de los hijos. Sintiéndose angustiados, ansiosos o culpables cuando sus hijos experimentan emociones negativas.

generacion blandita Son quienes resuelven y actúan, en lugar de sus hijos/as. Esto puede incluir desde realizar las tareas de clase o darles de comer, hasta evitar que los hijos vayan a excursiones o duerman fuera de casa.

generacion blandita Se adelantan a los deseos y necesidades de sus hijos/as.

Esta forma de educar a los hijos también puede llegar a tener consecuencias para los padres, madres y cuidadores. Pueden sentirse desbordados o agobiados por la necesidad de sus hijos de que estén presentes en todo momento. El  dedicar tanto tiempo a ayudar a los niños hace que se olviden de sus propias necesidades, llegando a afectar al matrimonio o al trabajo de forma negativa.

¿Cómo son los niños y niñas de la Generación Blandita?

En general, se trata de niños inseguros, dependientes y poco eficaces. La protección de sus padres les afecta de la siguiente manera:

generacion blandita Desarrollan un concepto de sí mismos muy deficiente, ya que no ponen a prueba su competencia personal.

generacion blandita No experimentan las consecuencias de muchas acciones o situaciones. Por ejemplo, si un niño no realiza las tareas escolares lo normal es que el/la maestro/a le regañe o le haga realizar las actividades atrasadas. Con esto el niño aprende que es mejor realizar las actividades y evitar el consiguiente castigo o reprimenda. Así mismo aprenderán a organizarse y a ajustar el esfuerzo requerido para cada tarea. No obstante, si los padres realizan las actividades por ellos, nunca llegarán a experimentar estas consecuencias. Por tanto, no son plenamente conscientes de las consecuencias que tiene su forma de actuar. Por ello no son eficaces al regular su conducta.

generacion blandita Se desarrollan con miedo a la autonomía, buscando constantemente seguridad en otros.

generacion blandita Creen que no pueden enfrentarse a las situaciones sin ayuda y en el momento en el que tienen que hacerlo se vienen abajo. Cuando deben hacerlo pueden sentirse ansiosos o asustados si no cuentan con una persona que les ayude. Con la evitación de situaciones lo padres impiden a sus hijos desarrollar las habilidades necesarias para la solución de problemas de todo tipo (escolares, personales, sociales).

generacion blandita Carecen de iniciativa para emprender acciones por cuenta propia.

generacion blandita Muestran escaso interés y preocupación por los demás, dado que se acostumbran a centrarse solo en sus propios deseos y necesidades.

Continuar leyendo artículo original

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: