Hemos leído «La Casa de la Mosca Fosca»

Álex nos lo contó al detalle

Álex nos lo contó al detalle

La Casa de la Mosca Fosca, de Eva Mejuto y Sergio Mora es un álbum ilustrado de estructura repetitiva y acumulativa, con mucha rima y ritmo, cuyo origen es un cuento popular ruso, recuperado por Aleksandr Afanásiev.

Re-editado en septiembre de 2017, La Casa de la Mosca Fosca va ya por su novena edición. Sin duda alguna, estamos ante uno de los libros infantiles ya clásicos de Kalandraka (perteneciente, además, a su mítica colección de Libros para Soñar), y por ende de la literatura infantil. Uno de esos libros para niños que no debería faltar en ningún hogar.

La protagonista es una mosca que vivía en el bosque. Harta de zumbar y dar vueltas sin parar, decide hacerse una casa en la que poder descansar, preparar ricos pasteles e invitar a muchos amigos.

La Casa de la Mosca Fosca (interior)

Así, prepara un pastel de moras y coloca siete banquetas y siete platos en la mesa.

Al olor de la tarta irán apareciendo seis animales, con los que jugaremos con la rima del texto, la repetición de la estructura y la acumulación de los invitados al banquete.

La Casa de la Mosca Fosca (interior_1)

En La Casa de la Mosca Fosca podremos practicar los números ordinales y carinales, los nombres de los animales, el tamaño de menor a mayor y un juego fonético que en algunos momentos parece un trabalenguas. Eva Mejuto nos brinda una lectura muy divertida, ideal para leer en voz alta y poner voces a los animales.

La repetición, a modo de estribillo, permite al niño ir anticipando lo que va a ocurrir al tiempo que se sorprende con cada nuevo animal que se suma al banquete. Divertidísimo juego fonético al que muchos primeros lectores estarán encantados de jugar.

Las ilustraciones, a cargo de Sergio Mora, nos dibujan personajes extravagantes, con un colorido muy llamativo y están llenas de humor, además de muchos pequeños detalles que podemos analizar con detenimiento junto a nuestros hijos como las onomatopeyas de algunos personajes.

Precisamente en el sorprendente final la ilustración tiene un papel fundamental. ¡No os lo desvelamos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: