Lecturas de los últimos días…

 

Lágrimas bajo la cama:El pequeño Simón cansado de que todo el mundo le llame llorón, decide guardar en botes debajo de la cama sus lágrimas y las de todo aquel que llora, pero… ¿Qué pasaría si el mundo se quedara sin lágrimas?.

Epaminondas: Epaminondas era un chico bastante distraído, olvidadizo y despistado. Su madre temía que nunca fuera capaz de hacer un encargo pues cada vez que su abuela le enviaba algo con él, el niño terminaba por perderlo de la manera más estrambótica posible. Hasta que, un día, logró llegar a casa con los besos y abrazos que la abuela enviaba a su hija.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: